En ocasiones, quienes ven un coche con las lunas tintadas creen que tener los cristales del coche así es por meras cuestiones estéticas o por privacidad, al no dejar ver quién viaja en los asientos traseros.

Pero no son los únicos, ya que también hay otros motivos más prácticos:

– Permiten bloquear hasta en un 99% -según el tipo de filtro- los rayos UVA del sol y reducen la temperatura en el interior del coche. La sociedad norteamericana The Skin Cancer Foundation lo recomienda como una medida de prevención del cáncer de piel.

– Frenan el efecto del sol sobre los plásticos y la tapicería del habitáculo con el consecuente desgaste de los mismos.

– En caso de accidente, el hecho de que haya una lamina pegada a los cristales hace que se queden fijos, impide que salgan despedidos con el choque y dañen a los pasajeros.

– Evitan los deslumbramientos de los faros del coche que circula detrás en caso de que sea de noche.

En este vídeo puedes ver cómo es el proceso de laminado de los cristales en Tintalua. ¡Pídenos tu presupuesto, sin compromiso!